Harina de Coco a Granel

  • En oferta
  • Precio habitual $7.500
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.


La harina de coco es una buena fuente de proteínas con 18 g por cada 100 g. Sin embargo, se trata de una harina incompleta, deficiente en tres de los ocho aminoácidos esenciales. Por eso conviene combinarla con el consumo a lo largo del día con cereales y legumbres.

La harina de coco es grasa en un 14%. En su mayoría (un 65%) es grasa saturada, pero compuesta por ácidos grasos de cadena media con efectos beneficiosos sobre el peso y el colesterol, si se consume con moderación.

La harina de coco contiene menos hidratos de carbono que otras harinas: el 50% del peso, en comparación con el 74% de la harina de trigo. Por ello se puede considerar un alimento bajo en hidratos de carbono.

La harina de coco contiene una media del 30% de fibra. Es un buen complemento para alcanzar el mínimo diario de 30 g que un adulto debe consumir (esto es el doble de la cantidad que consume la media de la población). La fibra se asocia con un peso óptimo y menos riesgo de cáncer de colon, enfermedad cardiovascular, infartos de cerebro y corazón, y diabetes. Además el incremento de fibra en la dieta también ayuda con la digestión, previene el estreñimiento y favorece el buen estado de la microbiota intestinal.

Gracias a las proporciones de fibra y grasa en la harina de coco su índice glucémico es de 51, lo que la coloca en el grupo de los alimentos bajos (menos de 55), que no contribuyen al incremento de los niveles de glucosa en sangre y por tanto sirven para prevenir la obesidad y a la diabetes. En comparación, la harina de trigo posee un índice glucémico de 69, lo que significa que provoca una subida más rápida de los niveles de azúcar en sangre.