Ácido Fólico

  • En oferta
  • Precio habitual $3.400
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.


El Ácido Fólico es esencial para el desarrollo y función del cerebro antes de nacer y durante toda la vida.

Una de sus funciones es metabolizar ADN. Fundamental para producir aminoácidos (metionina, cisteína, serina, glicina, e histidina). 

​Durante el embarazo o incluso en la etapa de planificación de éste, es fundamental consumir Ácido Fólico, ya que evita los defectos del tubo neural, estructura que da origen al sistema nervioso y médula espinal del bebé, impidiendo malformaciones como lesiones del cerebro y de la espina dorsal que son defectos de nacimiento peligrosos y, algunas veces, fatales.

La homocisteína es un aminoácido, el cual tu cuerpo transforma en otros aminoácidos. Los encargados de transformarla son el Ácido Fólico, la B12 y la B6. Cuando existe deficiencia de algunas de estas tres vitaminas aumentan los niveles de homocisteína en la sangre, dañando el revestimiento de las arterias (la sangre coagula más fácilmente, se bloquean los vasos sanguíneos y esto produce varias enfermedades cardiovasculares. Cuando no tienes B12, Ácido Fólico y B6, los niveles de homocisteína suben, siendo un buen indicador de una deficiencia de alguna de las 3 vitaminas, siendo en la mayoría de los casos, la B12 que es la que cuesta más trabajo conseguir actualmente de la dieta 

Precauciones: tanto un déficit como un exceso pueden causar daños en ti y en tu bebé. Si estás embarazada consulta con tu doctor para una correcta suplementación con Ácido Fólico.

La vitamina C aumenta la biodisponibilidad del Ácido Fólico, por lo que si tienes deficiencia de este nutriente, te recomendamos tomarlo junto con un suplemento de vitamina C o alimento que la contenga. Recuerda que la vitamina C disminuye la absorcion de la B12, en caso de que tengas déficit severa de B12 y ácido fólico a la vez, toma la vitamina C con dos horas de diferencia de la B12, para recuperarte más rápido.

Dosis y Forma de Administración: En una cucharita dosificadora rasa hay 500 ug (0,5 mg). Al tomar dos obtienes 1 mg. Si estás embarazada toma las cantidades que te haya recomendado tu médico o nutricionista. Coloca la porción en tu boca, se disuelve en segundos y casi no tiene sabor, o puedes mezclarlo con un alimento, jugo o batido.